MEMORIA HISTÓRICA: ALDEMAR RODRÍGUEZ CARVAJAL A TRAVÉS DE NUESTRAS VOCES EL LEGADO DEL AUSENTE

Aunque pase el tiempo, el recuerdo de quienes lo han dado todo para un mundo mejor, sigue vivo, cada vez que evocamos su vida, su nombre.

Se hace preciso volver la mirada sobre el camino que se ha recorrido, para darse cuenta que los que han construido ese trasegar junto a nosotros, no han dado sus esfuerzos en vano, y que de alguna manera, con su ejemplo, sus acciones, sus valores, emociones e identidades han aportado un granito de arena para el cambio de nuestra sociedad.

Por eso, los traemos al presente a través de nuestro sentir, de nuestro pensar, así como también con nuestras palabras, y eso es hacer memoria, memoria de nuestra historia.

Reconstruir entre todos, esas experiencias, que son las versiones del pasado que prevalecen, todo en función del futuro que se quiere construir.

Por eso, hoy día, recordamos en la comunidad de INSA, la vida llena de altos ideales que tuvo Aldemar. Haciendo también referencia a un personaje, que al igual que nuestro Aldemar, también anhelaba una sociedad mejor; ambos, hicieron grandes esfuerzos por hacer realidad un país más justo y equitativo. Uno, desde el contexto comunitario e institucional, y el otro, desde el contexto nacional. Estas historias de vida, son ejemplos de una realidad de país que ha sido compleja, dolorosa pero también esperanzadora.

Porque, cualquier país, comunidad y familia, por necesidad, debe de hacer memoria, para saber de dónde viene y para donde va.

Por eso, hoy le prestamos nuestras voces para que nos hablen sus legados…

Aldemar Rodríguez Carvajal

Nació el 24 de enero de 1.972 en Neiva, Huila. Asesinado entre los días 15 – 20 de abril de 1992.

Líder arquidiocesano de la Infancia misionera en el Huila. Participa del TUPAC = Teatro Unido Para la Acción Cristiana. Pertenece al FER – SP (Frente Estudiantil Revolucionario “Sin Permiso”), posteriormente se integra al movimiento político “A luchar”. Perteneció al Movimiento Laico Franciscano. Catequista de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, Cali.

Algunos fragmentos de sus escritos.

 Señor Jesús, ayúdame a seguirte y a que me dejen seguirte. Hoy estoy pensando hasta dónde  es que Tú me sigues llamando a trabajar por tu camino y a trabajar por todos mis hermanos (…). Y Tú me has dado el camino de trabajar (…), Señor ayúdame a seguirte.

Tenemos que estar dispuestos a recibir la muerte y bienvenida sea. Porque quien lucha por la vida, el amor, la justicia (…), estará siempre en la mirada del proyectil asesino. (…)

Esperamos la muerte que por lo general llega en las manos de un sistema corrupto (…).

Muchas ocasiones siento miedo, miedo de no poder responder como debe ser (…). Y también miedo de morir sin haber hecho nada (…). De todas maneras me iré preparando para cuando llegue el momento inesperado. En ese momento en que dormiré profundo pero convencido de que Jesús trabajó por construir una patria mejor (…). Siempre habrá que decir: bienvenida (aunque duela, aunque no quiera) (…)

 Jaime Garzón

Garzón era abogado e historiador de formación. Ejerció como docente, investigador, alcalde menor de la localidad de Sumapaz de Bogotá, entre otros roles, pero el reconocimiento y el aprecio de millones de colombianos es gracias al inteligente y polémico ejercicio periodístico y humorístico que realizó. Creó personajes como Godofredo Cínico Caspa, Dioselina Tibaná y Heriberto de la Calle que nos explicaron, con agallas y sin pelos en la lengua, las irregularidades políticas y sociales de nuestro país.

 

Esta es una de las frases centrales de Jaime Garzón:

 

“Yo creo en la vida, creo en los demás, creo que este cuento hay que lucharlo por la gente, creo en un país en paz, creo en la democracia, creo que lo que pasa es que estamos en malas manos, creo que esto tiene salvación”.

 

De ahí la importancia de saber cuál es nuestro pasado, quienes hemos sido, para así mismo saber hacia dónde queremos dirigir nuestros pasos, qué sociedad queremos construir. Porque bien lo señaló George Santayana, filósofo, ensayista, poeta y novelista hispano-estadounidense:

“Los pueblos que no conocen su historia condenados a repetirla”.

2 pensamientos en “MEMORIA HISTÓRICA: ALDEMAR RODRÍGUEZ CARVAJAL A TRAVÉS DE NUESTRAS VOCES EL LEGADO DEL AUSENTE

  1. Pingback: PRIMERA ASAMBLEA DEL AÑO LECTIVO 2016 | Instituto Nuestra Señora de la Asunción

  2. marcela rodriguez carvajal

    eran palabras muy sabias , en la corta vida de aldemar doy fe q era un luchador por las causas justas,ESE ERA MI HERMANO q aumque no este siempre me voy a sentir muy orgullosa de sus ideales.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *